viernes, 13 de diciembre de 2013

Un día en la Albufera de Valencia.

Siempre de paso por Valencia, o centrado numerosas veces en la visita de la ciudad, la albufera había quedado -año tras año- en la lista de lugares pendientes.
Un viaje a Cuenca y su serranía me la puso a tiro de piedra, prolongando un día el regreso con noche previa en un hotel cercano al aeropuerto. Así amanecí junto a la playa y vi el atardecer en la laguna.
Un día de otoño completo, con un clima excepcional; disfrutando de paseos en las playas, las dunas, la maquia, los arrozales, los canales y las lagunas. Motivos fascinantes para estrenar mi nueva cámara.

A tan sólo 10 kilómetros al sur de la ciudad del Turia, el Parc Natural de la Albufera de València es territorio protegido desde 1986. Tiene una extensión de 21.120 hectáreas repartidas entre la albufera propiamente dicha, su entorno húmedo y el cinturón litoral adyacente a ambos.

Es obvio que la palabra albufera procede del árabe y significa "pequeño mar". En ella está ambientada la conocida novela Cañas y barro, escrita en 1902 por Vicente Blasco Ibáñez.

Una buena página web -con mucha información, mapas e itinerarios- es la siguiente: Albufera de Valencia.

Texto y fotografías de Antonio Vela.



 Inicio la jornada viendo amanecer en la playa de la Garrofera.




 Desembocadura de la gola del Pujol. Barcos esperando su turno para atracar en el puerto de Valencia.




 Dunas de la playa de la Garrofera.




  Dunas de la playa de la Garrofera.









  Dunas de la playa de la Garrofera.




  Dunas de la playa de la Garrofera.












Desde la playa de la Garrofera me dirijo hacia la gola del Pujol. Una vez atravesada por un puente me encuentro con la laguna homónima. La laguna del Pujol es artificial; iba a formar parte de un puerto náutico que, finalmente, no se hizo. Formaba parte del plan de urbanización que ha degradado, en parte, la llamada restinga, un cordón formado por dunas y sedimentos que separa la laguna de la albufera de la playa y el mar.
Me muevo por la zona de El Saler conocida como La Devesa, un bosque de pinos y maquia que puebla la restinga.
Las golas son canales de drenaje desde la laguna hacia el mar.



 Laguna del Pujol. 




 Laguna del Pujol.




 Laguna del Pujol.




 Laguna del Pujol.




 Cercanías de la laguna del Pujol.




 Laguna del Pujol.




 Laguna del Pujol.




 Tarajes, árboles acostumbrados a ambientes salobres.



Junto a la gola del Pujol arranca un sendero que circula dentro del bosque de La Devesa paralelo a la misma. Para evitar la degradación del suelo está formado por traviesas del ferrocarril. Nos llevará hasta el mirador y embarcadero de la Gola del Pujol, desde donde podremos disfrutar de una hermosa vista de la laguna, especialmente al atardecer.
El sendero lleva el nombre de Itinerario histórico. Gola del Pujol.




 Bosque de La Devesa.




 Bosque de La Devesa. Sendero de la gola del Pujol.




 Bosque de La Devesa. Sendero de la gola del Pujol.




 Bosque de La Devesa. Sendero de la gola del Pujol.




 Bosque de La Devesa. Sendero de la gola del Pujol.




 Bosque de La Devesa.




 Bosque de La Devesa. Sendero de la gola del Pujol.




 Compuertas de la gola del Pujol.


La gola del Pujol tiene un recorrido aproximado de un kilómetros y 45 metros de ancho. Es una de las tres que comunican la laguna con el mar. El sendero nos ha llevado hasta las once compuertas que regulan el nivel de la laguna; al mismo tiempo impiden la entrada de agua del mar durante los temporales.
En los meses de noviembre y diciembre alcanza su nivel máximo, inundando los tancats próximos donde se cultivará el arroz. A esta etapa se le conoce como la perellonà.
Cruzamos la carretera que lleva a Sueca y llegamos al mirador y embarcadero de la laguna.


 La laguna de la albufera vista desde el embarcadero de la gola del Pujol.




  La laguna de la albufera vista desde el embarcadero de la gola del Pujol.




  La laguna de la albufera vista desde el embarcadero de la gola del Pujol.




  La laguna de la albufera vista desde el embarcadero de la gola del Pujol.




  La laguna de la albufera vista desde el embarcadero de la gola del Pujol.




  La laguna de la albufera vista desde el embarcadero de la gola del Pujol.




  La laguna de la albufera vista desde el embarcadero de la gola del Pujol.




  La laguna de la albufera vista desde el embarcadero de la gola del Pujol.


Recupero el coche para desplazarme a otra zona de la albufera, la población de El Palmar, rodeada de canales, caminos rurales y arrozales anegados por la perellonà. Desde su pintoresco embarcadero parten barcazas tradicionales que realizan excursiones por los canales y la laguna. Como hay poca profundidad los barqueros utilizan para impulsarse la típica pertxa.
Decido dejar la excursión lacustre para otra ocasión y opto por moverme por los caminos rurales en busca de los campos de arroz y las construcciones tradicionales dedicadas al cultivo del mismo.
Pero antes hay que parar en alguno de los numerosos restaurantes de la población para degustar una paella o fideuà, o el menos conocido all i pebre, una cazuela de anguila cocinada en un sofrito de ajo y pimentón.



 Canales de El Palmar.




  Canales de El Palmar.




  Canales de El Palmar.




  Canales de El Palmar.




  Canales de El Palmar.




  Canales de El Palmar.




  Canales de El Palmar.




  Canales de El Palmar.




  Canales de El Palmar.




 El Palmar.




  Otoño en los canales de El Palmar.




  Canales de El Palmar.




  Canales de El Palmar.




  Canales de El Palmar.




  Canales de El Palmar.




  Canales de El Palmar.




  Canales de El Palmar.




  Canales de El Palmar.




 Arrozales en El Palmar.




 Arrozales en El Palmar.




 Arrozales en El Palmar.




 Redes de pesca en El Palmar.




  Canales de El Palmar.




 Canales de El Palmar.



 Arrozales en El Palmar.




 Arrozales en El Palmar.




 Arrozales en El Palmar.




 Arrozales en El Palmar.




 Arrozales en El Palmar.




 Arrozales en El Palmar.




 Arrozales en El Palmar. Casa Baldoví.




 Arrozales en El Palmar.









 Arrozales en El Palmar.









 Arrozales en El Palmar.




 Arrozales en El Palmar. Casa Baldoví.




 Arrozales en El Palmar.



 Arrozales en El Palmar.




 Arrozales en El Palmar.




 Canales en El Palmar.




 Arrozales en El Palmar.




 Arrozales en El Palmar.




 Arrozales en El Palmar.




 Arrozales en El Palmar. Casa Baldoví.




 Arrozales en El Palmar. Casa Baldoví.


Regreso de nuevo a la restinga a pasear, ahora con sol, por el cinturón de dunas y el bosque de La Devesa. Me muevo ahora al sur de la laguna del Pujol, por los itinerarios próximos al Pla de la Sanxa.

Itinerario botánico por el Pla de la Sanxa.




 Dunas en la playa de la Malladeta.




 Dunas en la playa de la Malladeta.




 Dunas en la playa de la Malladeta.




 Dunas en la playa de la Malladeta.









 Bosque de La Devesa. Sendero del Pla de la Sanxa.




 Bosque de La Devesa. Sendero del Pla de la Sanxa.




 Bosque de La Devesa. Sendero del Pla de la Sanxa.




 Bosque de La Devesa. Sendero del Pla de la Sanxa.


De camino al aeropuerto paso de nuevo por el embarcadero de la gola del Pujol y, en el crepúsculo avanzado, me encuentro con este magnífico espectáculo en la laguna. Lamento no llevar un trípode para realizar un mejor trabajo en condiciones escasas de luz.
Un magnífico broche a una jornada otoñal plena en la magnífica Albufera de Valencia. Habrá que volver.


  La laguna de la albufera vista desde el embarcadero de la gola del Pujol.




  La laguna de la albufera vista desde el embarcadero de la gola del Pujol.




  La laguna de la albufera vista desde el embarcadero de la gola del Pujol.




 La laguna de la albufera vista desde el embarcadero de la gola del Pujol.



 La laguna de la albufera vista desde el embarcadero de la gola del Pujol.


4 comentarios:

Raúl Díaz dijo...

Estupendo reportaje, Antonio. Me sigues dando sana envidia como viajero incansable. Me ha gustado como has compuesto muchas de las imágenes, buscando las diagonales, reflejos, texturas, etc. Así que, además de la nueva cámara, creo que el fotógrafo está evolucionando a la par. Un afectuoso saludo!.

Antonio Vela dijo...

Gracias, Raúl. Siempre experimentando; a veces con fundamento y otras veces dando palos de ciego. Pero, en cualquier caso, siempre disfrutando. Un abrazo.

Hergueta de Julia dijo...

Mi mas sincera enhorabuena Antonio, estoy completamente de acuerdo con Raul, magnificas fotos y reportaje perfectamente documentado, un saludo.

TOROS MARK dijo...

Un reportaje de bandera, si señor. Antonio si vuelves por Valencia esperamos que nos puedas visitar http://www.torosvalenciatour.com/ y descubrir uno de los Monumentos mas mágicos de Valencia. Un saludo.